Anunciate Aqui

La sociedad de Matamoros aún no está preparada para convivir con las personas con discapacidad visual, pues los casos de acoso, discriminación y falta de inclusión no se han podido erradicar.

Rosa Esther García Arreola, directora de la escuela para invidentes de Matamoros “Caminos de Luz” aseguró que parte de su viacrucis en la sociedad comienza cuando se topan con ciudadanos que les patean el bastón para invidentes cuando estos caminan por las calles y banquetas.

Además dijo que los automovilistas representan un obstáculo para ellos, puesto que la falta de prudencia vial provoca que se detengan sobre la línea amarilla para peatones en cada crucero de esta ciudad.

“Aquí estamos haciendo una labor de poco a poco ir concientizando a la gente para que sepan ellos que el bastón es nuestra herramienta y que igual con él podemos deambular por todas las calles siempre y cuando respeten el bastón blanco”, dijo.

Exhortó a los ciudadanos a que cuando deseen ayudarlos a cruzar las calles no les quiten el bastón, sino que coloquen la mano de la persona invidente sobre el hombro del ciudadano y caminen juntos, ya que si les quitan el bastón pueden provocarles un incidente al ser su herramienta principal para guiarse.

Dejanos Saber tu opinion.