Anunciate Aqui

La apertura de las compuertas de la presa “La Boca” en Santiago Nuevo León para desaguar el nivel que dejó la tormenta tropical “Fernand”, no provocarán una creciente en el río Bravo, esto debido a que el agua se dispersará en las presas de ese estado y de ser necesario en las de Nuevo Laredo y Reynosa.

Guillermo Lash de la Fuente, gerente General de la Junta de Aguas y Drenaje de Matamoros, mencionó que las presas de Nuevo León tienen capacidad suficiente para enfrentar la contingencia pero en caso de requerir apoyo, utilizarían primero las de mayor capacidad en Tamaulipas.

Dijo que según los últimos datos emitidos por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) las presas tamaulipecas como la Falcón y la Amistad están por debajo del 50 por ciento de su capacidad, lo que disminuye completamente las posibilidades de que haya crecientes en el río Bravo.

“Las presas de Nuevo León tienen capacidad suficiente para enfrentarse a este problema, pero en caso de que necesiten ayuda, las presas de Tamaulipas tienen capacidad suficiente para recibir el remanente de agua que ellos deseen evacuar”, dijo.

Reiteró que el río Bravo se mantiene con niveles normales de agua y que hasta el momento no hay peligro de una elevación a consecuencia de las lluvias que se registraron en Nuevo León.

Dejanos Saber tu opinion.