Hijos de Madres Solteras ¿En verdad son más propensos a la Delincuencia?

Por Mónica Cecilia Robles González

En días pasados, hubo una declaración de un diputado federal zacatecano, declaración bastante desafortunada por cierto, mencionó que los hijos de las madres solteras son más propensos a ser delincuentes por qué no está su progenitora en casa y eso les provoca resentimiento contra la sociedad.
En un país donde casi el 30 por cierto de los hogares las mujeres son jefas de familia, por qué en la actualidad el término más apropiado es este, “jefas de familia”, y no madres solteras. Algunos de estos hogares primero fueron una familia nuclear, es decir conformado por padre y madre y después abandonado por el padre quedando la madre al frente del hogar o, segundo, siempre estuvo al frente del hogar una mujer.
Hay que recordar que en la actualidad están reconocidos en México varios tipos de familia, todas con el mismo valor, como es la familia nuclear, la familia conformada solo por la jefa de familia, algunas otras en menor proporción solo con el padre como cabeza de familia, otras son las familias con tíos, tías y abuelos y abuelas. Y últimamente, de acuerdo a las leyes de matrimonio igualitario, están los hogares conformados por dos madres o dos padres.
Repito, todos estos hogares independientemente de cómo estén conformados ante la Ley tienen el mismo valor y lo mismo debería ser para la sociedad. Por eso es bastante desafortunada la declaración del diputado federal zacatecano al desvalorizar un tipo de familia, el que está conformado por la mujer como jefa de familia.
En lo personal conozco a muchas personas que han sido hijos e hijas de madres solteras, ya sean porqué nunca hubo un padre, o porqué la madre enviudó a temprana edad o porqué el padre abandonó su hogar y la madre tuvo que estar al frente de dicho hogar. Lo que puedo decir al respecto es que ninguna de estas personas que conozco es delincuente, son ciudadanos y ciudadanas trabajadoras, personas productivas que aportan a la sociedad y que muchas de estas personas también han conformado un nuevo hogar. En cuanto a estos hijos e hijas de madres solteras, muchas de estas personas han visto a un hermano mayor, a un tío o a un abuelo una figura paternal.
Así que, sabemos que el gran problema de delincuencia en México, va mucho más allá de que sean hijos de madres solteras, es decir, hijos de jefas de familia.
Se ha comprobado que la delincuencia no respeta ningún tipo de familia, incluso de habla mucho de la pobreza y la falta de oportunidades como detonantes para delinquir pero sabemos que también existen delincuentes en estratos sociales y económicos altos.
Así que no existe un motivo exclusivo para convertirse en delincuentes y resulta muy fácil culpar a las madres solteras de “crear” delincuentes. En tal caso la responsabilidad es de la sociedad entera.
Es verdad que la educación y los valores empiezan desde casa, pero también es importante señalar que la creación de políticas públicas que promuevan dichos valores, crear espacios donde las y los jóvenes puedan desenvolverse de manera sana y, lo más importante crear oportunidades de educación y de trabajo es, repito responsabilidad de los gobiernos y de la sociedad.
Debemos dejar de culpar a un solo sector de la sociedad, debemos en todo caso asumir todos y todas nuestra responsabilidad, podemos empezar respetando los diferentes tipos de familia que existen en México, no señalándolos ni juzgándolos, ese podría ser un buen principio, dejar de estigmatizar a las jefas de familia.
En cuanto a la delincuencia en México, es un gran reto que esperemos pronto acabe de manera favorable, ya que es un gran lastre que permea en gran medida nuestro progreso y nuestra estabilidad social, pero que debemos afrontar desde todos los ámbitos.
Nos vemos a la próxima.