La migración y repatriaciones, torrente sin control (I de III)

Una semblanza y balance del fenomeno migratorio en el puerto fronterizo de Matamoros durante el 2017 y sus expectativas

Gerardo Vázquez H.

Parte I

El fenómeno migratorio es un evento que se pude ver desde distintos enfoques creando en general la sensación del vaso medio lleno o medio vacío, según sea observado, quedando como algo que puede ser manejado por los pensamientos críticos o por las cabezas gubernamentales pretendiendo sacar provecho político.
Son 11 millones de migrantes ilegales los que trabajan en los campos estadounidenses, hasta arriba de las torres a medio construir y en las cocinas de los restaurantes, y llenan los salones de clases, los centros de detención y los juzgados de inmigración en Estados Unidos. La mayoría de ellos son mexicanos.
Este trabajo pretende dar una ojeada a los que representa la migración para México y millones de conciudadanos que mueven sus vidas de acuerdo al flujo migratorio en las frontera, pero también de aquellos que de alguna u otra forma hicieron vida en Estados Unidos y que después son arrancados y arrojados a otra realidad que no viven desde hace varios años, la cual suele ser más un parte aguas para la vida de las personas que son afectadas.
Otro de los costos que se tiene que pagar por parte de quienes pretenden llegar al “Sueño Americano” es la vida. De acuerdo a cifras que manejan organizaciones civil es en la frontera tamaulipeca, las personas reportadas muertas durante el 2017 en su intento de cruzar la frontera por el Río Bravo, se contabilizan en 231 personas.
Así mismo organizaciones cristianas dedicadas a proteger migrantes en Matamoros, aseguran que a pesar de la disminución de los número de repatriados la migración no se ha detenido y la existencia de muertos en la búsqueda de mejores condiciones de vida a convertido el sueño americano en una verdadera pesadilla.

Los números frios, antecedentes

Las tendencias de repatriados a ido disminuyendo gradualmente aunque los años registrados del 2014 y 2016, ofrecen picos importantes durante la repatriación que se ha hecho por este puerto fronterizo de Matamoros.
De acuerdo a la información que nos fue proporcionada por Enrique Maciel Cervantes, titular del Instituto Tamaulipeco para el Migrante (ITM) en Matamoros, el número total de repatriados que han pasado por esta frontera del 2014 a diciembre del 2017 son de 44 mil 996 de los cuales fueron 4 mil 257 tamaulipecos y 34 mil 357 fueron del interior del país.
viendo los datos por genero en estos cuatro años fueron 2 mil 804 mujeres repatriadas. lo que representa el 9.37 por ciento del total de personas que ingresaron por esta frontera.
El año en que se repatriaron más hombres fue el año 2016 con 10 mil 469 y para las mujeres también fue este año en el que deportaron 1 mil 019 mexicanas.
Además se contempla un rubro que anteriormente no se veía en las estadísticas del Instituto Nacional de Migración (INM) a nivel local, que es el número de menores repatriados, los cuales solo se cuenta con el registro de tres años por parte de las entidades federales y estatales y son en total 1 mil 215, lo que representa el 4.23 por ciento del total de migrantes en los 3 años recientes.
Dentro de la estadísticas ya más particulares podemos encontrar que los años con más expulsados mexicanos fueron el 2014 y el 2016, pues en el primero se contabilizaron 16 mil 315 mientras que en el segundo llegaron a los 11 mil 428 personas.
El 2015 bajo a 9 mil 208 repatriados mientras que las cifras del 2017, pese a todos los pronósticos, ha sido un año en que disminuyó la repatriación a 8 mil 139, contabilizados hasta el pasado 15 de diciembre, cifra que en Matamoros no variará mucho más.
Las estadísticas señalan que siempre los meses de mayor incidencia de repatriados es durante el primer semestre del año , aunque existe su decepción en el 2016, cuando la cantidad de repatriaciones fue mayor ya en los últimos meses del año, marcando una intensificación coyuntural del fenómeno especialmente este año 2016.
Marzo y Mayo son los meses de mayor repatriación en todos los años, pues promedian entre 1 mil a 1 mil 500 aunque existen meses como el mes de noviembre del 2016 el cual ha sido el de mayor repatriaciones registradas con 2 mil 226, siguiendo muy de cerca el mayo del 2014 con 2 mil 145 repatriados.
Los meses de diciembre generalmente son meses bajos en repatriación e incluso se espera que el de este año pueda llegar a ser el más bajo de los cuatro años, pues hasta ahora, que ya se pasa de la mitad del mes. se han registrado solo 94 repatriados, siguiendo en menor cantidad el mes de diciembre del 2015 cuando se registraron un total de 276 repatriados.

Trump y el petate del muerto

En el 2016 hubo un total de 77 mil repatriados de los cuales, 45 mil llegaron por diferentes fronteras del estado y 32 mil regresaron de forma voluntaria, pero a la llegada del nuevo gobierno de Trump se esperaba una cantidad mayor.
En el primer trimestre del gobierno de Donald Trump, el cual comenzó el pasado 20 de enero de este 2017 que finaliza, la frontera tamaulipecas recibió 10 mil 640 repatriados.
Según fuentes de la Unidad de política Migratoria de la SEGOB y la Subsecretaria de derechos humanos y Asuntos Jurídicos de la misma SEGOB, los primeros 100 día del gobierno que más discriminación ha mostrado en contra de los mexicanos tiene un saldo de 3 mil 382 repatriados en enero, 3 mil 232 en febrero y 4 mil 026 en marzo.
Del total de repatriaciones en los principales puertos fronterizos del estado que son Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros, se repatriaron 6 mil 129 connacionales mayores de 18 años.
de los cuales 9 mil 370 son hombres y 759 fueron mujeres.
Los procesos de repatriación incluyen a 511 menores de 18 años, de los cuales 446 son niños y 65 niñas.
El puente de Nuevo Laredo Juárez – Lincoln fue donde más repatriados han cruzado durante esos tres primeros meses, pues llegaron a las 4 mil 839 casos.
De los 10 mil 640 repatriados, 1 mil 357 fueron tamaulipecos de los cuales 1 mil 238 fueron varones y 119 fueron mujeres.
De los 511 menores repatriados, 179 son de origen tamaulipecos , siendo 166 niños 13 niñas.
El total de menores repatriados entre 12 y 17 años fueron 170 y de ellos solo 3 iban acompañados por adultos y 167 regresaron sin compañía.
Hubo 9 casos de menores de 11 años, 7 de los cuales estaban acompañados y 2 no lo estaban.
Pero esta dinámica numérica comenzó a ir a la baja, tanto que de los 4 años analizados, este 2017 se ubica como el año en que menos repatriados se generaron, pues de acuerdo a los datos del ITM en Matamoros, las cifras de repatriados que llegaron a esta localidad os repatriados en esta localidad podrían llegar a los 8 mil 139 deportados mexicanos, entre los que se cuentan 7 mil 506 hombres, 500 mujeres, y 423 menores, de los cuales 993 fueron tamaulipecos y el resto son de diversos estados expulsares.
Con ello se concluye que a pesar del discurso agresivo y discriminatorio que envuelve la política de Trump, esta afecto en menor medida a las deportaciones en Estados Unidos, a diferencia de las que se dieron durante el mandato del presidente Barak Obama.

Baja incidencia en Camef

En el Centro de Atención al Menor Fronterizo (Camef) de Matamoros la incidencia de menores en este 2017 fue a la baja, aunque en los dos últimos meses ha tenido un repunte importante, siendo significativamente menor la presencia de menores centroamericanos a comparación de otros años.
Lorena Villarreal García, coordinadora del Camef del DIF Matamoros, señaló “Lo que se puede notar en este 2017 es la baja notable de menores centroamericanos, viéndose pocos casos en la atención que brindó este centro a este segmento de migrantes menores de edad”.
En cuanto a los menores nacionales y locales, en el 2017 se llevan 720 menores atendidos, contrario al 2016, cuando a mediados de diciembre ya se llevaba un rencord de aproximadamente 1 mil 202 menores atendidos.
De los 720 menores atendidos en el 2017, solo fueron 40 los de origen centroamericano que se atendieron en el Camef.
Otra característica del 2017 es que el primer semestre el Camef de Matamoros ocupaba el primer sitio con menos menores atendidos, pero pasando el segundo disminuyó aún más la incidencia, pero teniendo un repunte en los meses de noviembre y diciembre.
Indicó que es muy probable que la baja se haya debido al recrudecimiento de las políticas migratoria por parte de Estados Unidos, las cuales han inhibido la presencia de más menores centroamericanos en general, quienes eran de mayor abundancia y que incluso también dichas medidas han repercutido en el animo de los migrantes mexicanos.
En el mes de noviembre vino un aumento marcado de menores nacionales en este mes de 98 menores atendidos en el Camef, superando el mismo mes pero del 2016 donde se atendieron 97.

Continuará