Por deuda superior a 700 mil pesos, Hospital San Charbel retiene cuerpo de bebé.

Matamoros, Tamaulipas.- Por casi 10 horas integrantes de la familia Esparza Flores, vivieron un gran tormento y terror psicológico, causado por personal del Hospital San Charbel que no les entregaban el cuerpo de su bebé «Jireh» de alrededor de un mes de nacida.

Situación que se dio a qué exigian que la familia pagará la deuda que se había generado de más de 700 mil pesos, por gastos médicos descritos en dos pagarés, uno a nombre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para Trabajadores del Estado por más de 600 mil pesos y otro por más de 100 mil pesos por tratamientos en el Hospital San Charbel.

Cabe destacar que la recién nacida fue diagnósticada con una supuesta afixcia severa, derivada por una posible negligencia médica en el ISSSTE en esta frontera, dado a que la madre no fue atendida cuando presentó labor de parto.

La bebita falleció a las 10:45 de la mañana de este jueves 5 de Febrero, desde esa hora fue retenida en el hospital privado, con el fin de que los familiares pagarán la deuda que se había generado.

Familiares y amigos vivieron momentos de desesperación y terror psicológico, porque por varias horas trataron de llegar a un acuerdo con los responsables de San Charbel, pero no entendían de razones y exigian el pago total para liberar el cuerpecito de la bebé.

Los padres y abuelitos tuvieron que contratar un abogado y presentar una denuncia ante el Ministerio Público por el delito de retención de cuerpo, siendo está acción la última instancia y que procedieron hasta las 8 de la noche para tratar de investigar el caso que se presentaba con este hospital privado.

Tras un dialogo por unos escasos 25 minutos entre las autoridades ministeriales, familiares y personal de San Charbel se logró la liberación y posteriormente el traslado del cuerpo de la recién nacida a una funeraria para su velación y sepultura.

Fue hasta las 9:25 de la noche aproximadamente que el cuerpo fue entregado al personal de la funeraria, depositando el féretro en la carroza fúnebre para ser llevado al recinto funerario para su velación, al salir la unidad la bebé fue despedida con aplausos por los familiares y amigos que los estaban apoyando.