Tras contagio de covid-19, ¿qué pasaría si Trump no puede gobernar EU? Ayer, el presidente de EU reveló que dio positivo a covid-19, junto con su esposa Melania Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reveló ayer que dio positivo a covid-19, junto con su esposa Melania; sin embargo, afirmó que ambos superarían la enfermedad juntos, mientras que ella dijo «nos sentimos bien» y detalló que se encuentran en aislamiento.

Pero ¿qué pasaría si el presidente estadunidense no puede gobernar el país ante el contagio del nuevo coronavirus?

De acuerdo con la Enmienda 25, si el presidente presenta incapacidad para ejercer sus funciones, el vicepresidente será quien asuma el poder. Si quieres saber más detalles del tema, aquí te lo contamos todo.

¿Qué es la Enmienda 25?
La Constitución de Estados Unidos siempre ha especificado que si el presidente sufre una «incapacidad para ejercer» sus poderes, el vicepresidente asume el cargo, pero no proporciona detalles sobre cómo, exactamente, podría hacerse esto.

La Enmienda 25, agregada en 1967, define lo que sucede si un presidente se vuelve «incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo».

El presidente puede declararse incapaz de hacer su trabajo y empoderar al vicepresidente temporalmente. Tanto Ronald Reagan como George W. Bush utilizaron este proceso antes de ser sedados para una cirugía.

Alternativamente, el vicepresidente y la mayoría del gabinete pueden considerar que el presidente “no puede cumplir con los poderes y deberes de su cargo” y transferir el poder al vicepresidente. Más tarde, el presidente puede declararse capaz y tratar de retomar el poder.

Pero si el vicepresidente y el gabinete se oponen en un plazo de cuatro días y cuentan con el respaldo de una mayoría de dos tercios tanto en la Cámara como en el Senado, el vicepresidente permanece en el poder.

¿Qué es la Sección 4 de la Enmienda 25?
La última disposición, que constituye la Sección 4 de la Enmienda 25, es el «proceso complejo para destituir al presidente» al que se refiere el escritor de opinión anónimo del New York Times.

La Sección 4 nunca se ha utilizado. Pero se consideró seriamente una vez. En 1987, durante un cambio de personal, se recomendó al equipo entrante del presidente Reagan que pensara en utilizar la Sección 4. Enredado en el escándalo, recuperándose de una cirugía y desanimado por los desastrosos resultados de los republicanos en las elecciones al Congreso de 1986, Reagan se había vuelto tan desconectado que, según los informes, los empleados firmaron su nombre en documentos que ni siquiera había leído.

Reagan pronto se recuperó, mostrándose bastante capaz de cumplir con sus poderes y deberes. Su nuevo personal abandonó cualquier consideración de la Sección 4.

En el entendido que «incapaz» significa ser incapaz de ejercer el poder, no usarlo de manera destructiva. Cuando un presidente abusa de sus poderes, la acusación es el remedio designado por la Constitución.

Por diseño, el uso exitoso de la Sección 4 requiere mucho más apoyo que el juicio político, que solo necesita el apoyo de la mayoría en la Cámara y dos tercios en el Senado. Desplazar al presidente usando la Enmienda 25, por otro lado, requiere el apoyo adicional del vicepresidente, el gabinete y más de la Cámara.

El presidente Trump conserva suficiente apoyo para evitar esfuerzos serios de juicio político, lo que hace que la Sección 4 sea totalmente inviable.

Print Friendly, PDF & Email
RSS
Follow by Email